Economía local y agenda 21

Según la web de nuestro ayuntamiento, el Pleno en Sesión Ordinaria celebrada el día 8 de octubre de 2002, decidió la “Adhesión a la Red de Ciudades Sostenibles de Andalucía” (RECSA) y “Suscribir la Carta de las Ciudades Europeas hacía la Sostenibilidad (Carta de Aalborg) y asumir los pronunciamientos y compromisos que la misma supone”. Posteriormente diciembre de 2007 se solicitó a la Consejería de Medio Ambiente la adhesión al Programa de Sostenibilidad Urbana, CIUDAD 21, aportando todos los requisitos exigibles. En el mes de marzo de 2008, la Consejería de Medio ambiente resolvió el procedimiento de adhesión de municipios andaluces al Programa de Sostenibilidad Ambiental CIUDAD 21, en la provincia de Málaga, entre los cuales se encuentra Alhaurín de la Torre. Y en el Pleno Ordinario del mes de agosto se ratificó el Convenio por el cual el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y la Consejería de Medio Ambiente se comprometen a trabajar hacía un desarrollo sostenible a través de la creación de la Agenda 21 local. http://www.aytoalhaurindelatorre.es/index.php?id=260

Dos años después la oficina de prensa nos anunció, de nuevo, que el Ayuntamiento se había adherido al programa andaluz Ciudad 21, con la firma en Marzo de este año de la concejal de Medio Ambiente, Marina Bravo, junto con los representantes de otros 13 ayuntamientos de la provincia de un convenio con la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial de Málaga para el desarrollo de los citados planes de sostenibilidad ambiental.
http://www.aytoalhaurindelatorre.es/index.php?id=222&tx_ttnews[pointer]=31&tx_ttnews[tt_news]=1823&tx_ttnews[backPid]=2&cHash=2e5fb15cb7

Seria de suponer, que tras los anuncios de estos compromisos, la propia Agenda 21 se debe haber puesto en marcha.
La Agenda 21 Local, para quien no lo sepa, es un documento de la ONU que desarrolla un Plan Estratégico Municipal basado en la integración, con criterios sostenibles, de las políticas ambientales, económicas y sociales del municipio, y que surge de la participación y toma de decisiones consensuadas entre los representantes políticos, personal técnico municipal, agentes implicados y ciudadanos del municipio. http://www.un.org/esa/dsd/agenda21_spanish/index.shtml

Lamentablemente, sostenibilidad, integración de economía, medioambiente y sociedad o participación, no son términos de uso frecuente en nuestro consistorio y la inclusión del municipio en estos programas y planes, corresponde más a una política de marketing que a un compromiso efectivo con lo que se firma.

Si no fuese así, es decir, si realmente se cumpliese con los compromisos que se firman, podrían encontrarse en la propia Agenda 21, muchas de las respuestas a las cuestiones que a distintos niveles se plantean, también en lo que a economía municipal se refiere.

Así, por ejemplo, un municipio que cumpla la Agenda de la ONU, se plantearía como estrategias de desarrollo, la protección y recuperación del patrimonio natural y la biodiversidad local, la auto-suficiencia del municipio a base de energías alternativas, planes de sostenibilidad en recursos esenciales como el agua o la minimización y recuperación de residuos como un proyecto de avance de la economía local y fuente de generación de riqueza y empleo.

Al contrario, lo que viene ocurriendo y seguirá ocurriendo mientras este equipo de gobierno continúe ocupando de forma mayoritaria el consistorio, es una política basada en el crecimiento sin previsión y una economía basada en la dependencia los acuerdos urbanísticos e impuestos a la construcción, que aunque aparentemente siga mostrando signos de relativa buena salud, no cuenta con estrategias alternativas para un futuro inmediato donde el escenario especulativo basado en el crecimiento inmobiliario ha dejado de ser lo que era.

Se olvida que con cada nueva inversión que se hace, (inauguración incluida), a cargo del remanente en las arcas municipales, la concesión de créditos bancarios o incluso a costa de los planes de incentivación de la economía que el gobierno central ha puesto en marcha, sin ningún tipo de continuidad en el tiempo, supondrán un compromiso en los próximos ejercicios cuyo cumplimiento nadie puede asegurar, y se olvidan las inversiones y propuestas de desarrollo sostenible que garantice ese futuro

En resumen, se olvida que cada inversión se convierte en gasto corriente al ejercicio siguiente y se continua con las políticas urbanizadoras y consumidoras de recursos naturales y económicos, que tan alto coste tienen para la población.

En ELECTORES, comprometemos nuestra actuación bajo los criterios que la propia Agenda local 21 establece, adoptándola como modelo de desarrollo y Plan Estratégico Municipal.

Comentarios cerrados.